julio 27, 2021

Quilpue Radio

Radio Online

Contraloría reportó numerosas irregularidades presupuestarias en el municipio de Villa Alemana

image_pdfimage_print

El alcalde José Sabat indicó que “yo no tengo nada que temer”. En la auditoría se señala que la autoridad deberá adoptar medidas para subsanar las observaciones señaladas en un plazo de dos meses.

Varias fueron las irregularidades administrativas y financieras detectadas por la Contraloría General de la República en una auditoría realizada a la municipalidad de Villa Alemana. Se revisaron los presupuestos, ingresos y gastos realizados entre 2017 y 2019.

En general, se encontraron diferencias entre el saldo de la cuenta declarado y los reportes municipales, cargos sin aclarar, boletas de honorarios que no corresponden a las funciones declaradas, y desconocimiento de un movimiento por más de $88 millones. Asimismo, se constató que durante el 2019 que una de las cuentas del municipio contiene contribuyentes fallecidos por más $83 millones, traduciéndose en ingresos no percibidos.

En la auditoria también se señalaron anomalías en compras realizadas por el municipio. Por ejemplo, la adquisición de siete vehículos dados de baja en diferentes periodos. También la compra de vestimenta avaluada en más de $5 millones sin respaldo o detalle de entrega.

También se detalló en el documento que “la municipalidad no efectuó la modificación presupuestaria para efectos de ajustarse a los mayores ingresos devengados durante los años 2017, 2018 y 2019 por un total de $3.440.847.331, $5.117.448.904, y $5.708.204.061, respectivamente”. Frente a esto, el organismo solicitó a la autoridad tomar diferentes medidas para subsanar las irregularidades.

La versión del municipio

Respecto a esta auditoría, el alcalde José Sabat, precisó que “la contraloría no ha detectado ninguna irregularidad relativa a malversación de fondos o que amerite un juicio de cuentas u otras medidas sancionatorias” pues las observaciones “serían de carácter administrativo contable”. Por eso, “yo no tengo nada que temer, y, por lo tanto, nada que esconder”.

Mientras que se estableció un plazo de 60 días para superar las observaciones señaladas por el organismo. Al respecto, el edil precisó que en el periodo establecido van a tener subsanadas las irregularidades. Por otra parte, enfatizó en que “esta auditoría, que realiza Contraloría, la está realizando en un universo importante de municipios del país” y es un proceso regular de fiscalización.